También por correo electrónico...

lunes, 9 de noviembre de 2009

Seguramente, la violencia machista sobre las mujeres no acabará si los hombres no la condenamos públicamente. (por Mariano Venzal)


LA VIOLENCIA MACHISTA SOBRE LAS MUJERES

En la estructura patriarcal nos han enseñado, a los hombres, a ser
machistas; el machismo mira a la mujer como a un ser inferior y niega la igualdad entre el hombre y la mujer; el machismo, para equilibrar la desigualdad que inventa, da al hombre poder sobre la mujer.

Atrozmente, la
estructura patriarcal y su engendro,el machismo, dan permiso al hombre para maltratar a la mujer cuando el machista piensa que la mujer no respeta su poder.

Hoy somos muchos los hombres que nos hemos apartado del machismo porque nos hemos dado cuenta que no nos hace felices; porque sentimos que el machismo no nos está dejando vivir nuestra vida.

Los hombres no podemos callar ante la violencia machista sobre las mujeres.

Hemos de perder el miedo a que los hombres machistas nos señalen
por manifestar contra ella nuestra pública repulsa; a que nos digan “tú, lo que pasa, es que no eres un hombre como tiene que ser un hombre”.

Seguramente, la violencia machista sobre las mujeres no acabará si los
hombres no la condenamos públicamente.

Creo que no vale decir “yo es que como nunca he maltratado a una mujer, pues esa historia no va conmigo”. Pienso que nuestra condena pública, la de los hombres, nos consideremos machistas o no, es necesaria para acabar con la violencia machista sobre las mujeres del mismo modo que todos hemos de condenar públicamente todas las violaciones de los derechos humanos aunque no seamos ni racistas ni xenófobos ni autores de dichas violaciones.

¿Por qué?. Pues porque cuantos más hombres condenemos públicamente la violencia machista sobre las mujeres, más corto será el camino que nos lleve al final de esta brutal violencia.

No hay comentarios: